juggling-as-a-sportDado que permite ejercitar el cuerpo y la mente, muchos profesionales, han llegado a considerar el malabarismo como un deporte, incluso, muchos juegos de los usados en las clases de deportes de educación básica y educación media general pueden ser mezclados con el arte de hacer malabares.

Los juegos malabares en el deporte son considerados como juegos alternativos ya que usan material poco conocido y con posibilidad de manufactura propia para su desarrollo en las aulas de clases. Esto, es lo que actualmente se está reconociendo como Educación Física renovadora.

La creatividad de estas prácticas permite desarrollar nuevas técnicas en las clases para hacerlas menos comunes y más atractivas para los niños y jóvenes mediante sistemas sencillos de cooperación donde equilibren objetos de forma individual o en parejas.

De igual manera, crea un paradigma ecológico a través del cual y mediante la fabricación de bolas malabares y diábolos caseros permiten brindar un talento adicional a los niños y adolescentes que no esté relacionado con los deportes u otros juegos recreativos.

Estos ejercicios ayudan a cuerpo y mente, por lo cual, permitirá desarrollar nuevas destrezas que pueden ser aplicadas al resto de las clases, tanto a nivel teórico como a nivel práctico.

En cuanto a los adultos jóvenes, e incluso algunos adultos mayores, este tipo de ejercicios ayudan a mejorar la condición física dado los diversos movimientos que se pueden llegar a realizar con el cuerpo para mejorar el espectáculo a ofrecer. De igual manera, ayuda a fortalecer las extremidades y algunos músculos abdominales.

Crear malabares no es solo un arte, por lo cual podemos adaptar estos ejercicios a diferentes eventos de la vida humana, a través de los cuales podamos ver la posibilidad de buscar otros usos del malabar para crear ejercicios y dinámicas nuevas con fines deportivos, recreativos e incluso con fines culturales.