gyroscopic-jugglingHay diversos tipos de malabarismo y uno de los más populares dentro de los circos, pero no tan practicados en las calles es el llamado malabarismo giroscópico.

El malabarismo giroscópico consiste en equilibrar objetos que giran, y en este caso los más populares son los llamados platos chinos. Sin embargo, un malabarista puede aprovechar cualquier objeto que gira para hacer malabares vistosos de forma simple.

Los aros y yoyos entran en este tipo de malabarismo y permiten hacer figuras que las pelotas no mostrando formas de manipulación de objetos diversas según el objeto. Curiosamente, este tipo de malabares no es tan sencillo como los malabares con objetos estáticos, ya que este incluye el desarrollo de destrezas adicionales al mismo tiempo para crear efectos visuales que motiven a la vista del espectador más experimentado.

Si bien los aros, en sus diversos tamaños, son objetos de lanzamiento y recepción, al mismo tiempo y por su capacidad de girar permite hacer trucos adicionales que los hacen posicionarse dentro de la categoría de malabarismo giroscópico.

Los platos chinos por su parte presentan otras características diferenciales que lo hacen un elemento único, ya que además de lanzamientos, se pueden tratar de mantener en equilibrio generando giros en los platos mientras se sostienen con manos y pies.

El diábolo es un objeto de inicio en el malabarismo y al mismo tiempo es un objeto “de giro”, hay que tenerlo “bailando” correctamente sobre la cuerda, lanzarlo muy alto y recogerlo en el aire de forma adecuada y lanzarlo de forma acrobática y por la espalda. Muchos malabaristas pueden incluso a llegar a manjar dos diábolos a la vez ya que, pese a ser un objeto de giro, permite a los malabaristas más nuevos comprender como mantener el equilibrio y practicar el movimiento de sus manos al mismo tiempo.